Equidad en niños y jóvenes: la fórmula que nos transformará como país.


He tenido semanas cargadas de mucho trabajo y compromisos, desafortunadamente eso me tenía alejado del teclado de mis dispositivos para comenzar a escribir nuevamente, sin embargo el día de hoy leí una nota que me hizo reflexionar y me entusiasmo para comenzar a escribir sobre una injusticia que se comete en prácticamente cualquier rincón del planeta y de manera inconsciente, casi como si fuera una constante en la ley natural de la vida.

La nota que captó mi atención decía literalmente, No importa inteligencia, “familia rica” es factor importante para éxito: estudio

Resulta que el estudio se efectuó al analizar las vidas de 17 mil personas nacidas en la misma semana de 1970, comparando cómo les había ido al llegar a sus 42 años. Para determinar que tan obtusos estaban los sujetos, se les realizó una prueba cognitiva y las conclusiones fueron las siguientes: aun cuando habían salido con la inteligencia de un zapato, los niños provenientes de familias ricas tuvieron 35% más probabilidades de tener una vida exitosa.

Para mi sorpresa dicho estudio no se realizó en el Politécnico Nacional, ni en la UNAM, ni en la IBERO, ni en la Anáhuac o en el TEC, sino que fue realizado por una dependencia del Reino Unido bajo el título “Downward mobility, opportunity hoarding an the ‘glass floor’”, el cual traté de traducir sin estar muy convencido del resultado como "Movilidad descendente, oportunidad para impedir la caída de la clase media en la escala social". (Si alguien tiene sugerencias, bienvenidas).

La realidad resulta ser que los niños que nacen y crecen en el seno de una familia acomodada tienen mayores probabilidades de tener éxito, en comparación de los niños de familias pobres, no importa que los menores desfavorecidos económicamente sean más inteligentes. Esta triste realidad fue comprobada por la “Comisión para la Movilidad Social y Pobreza Infantil en Reino Unido”, la cual concluye que “una sociedad en la que el éxito o el fracaso de los niños con la misma capacidad se basan en la situación social y económica de sus padres no es justa. No sólo es injusto, sino que es una pérdida de los talentos de los que tienen el potencial pero provienen de entornos menos favorecidos; perjudicial para las personas, la economía y la sociedad”.

Lo anterior me dejó helado cuando hice mi ejercicio imaginativo y "trasladé" el resultado del estudio a nuestro país, un país donde la brecha social es aún más significativa, donde los ricos son muy ricos, donde la clase media cada vez necesita más esfuerzo para mantener su ritmo, y donde los pobres representan más del 62% de nuestra población, aclarando que hay estudios que hablan de que solo el 21% de la población tiene un nivel de vida bueno o decente, y lo más impactante es que solo el 7% de la población tiene capacidad de ahorro. Así es, leíste bien, el 93% de los mexicanos no está en posibilidades de ahorrar.

Sin duda un país como el nuestro debe reducir la brecha socioeconómica, esa será la única manera de crear un mejor ecosistema que favorezca a todos. Si queremos resultados a largo plazo debemos empezar por los niños y jóvenes de nuestro país ya que ellos serán quienes tomarán el control y dirigirán la política, las empresas, las instituciones educativas y serán finalmente los líderes de la sociedad. Es momento de promover proyectos que los beneficien directamente a ellos, proyectos que fomenten el ahorro, la educación, los valores, y una cultura colaborativa.

Imaginemos una sociedad que poco a poco comience a desplazar la vanidad y la intercambie por la intelectualidad, una sociedad donde podamos olvidar el significado de la palabra "rivalidad", una sociedad donde la competencia sea sana y el poder del esfuerzo colectivo y colaborativo genere beneficios tangibles a cada uno de los participantes, una sociedad en dónde todos nos consideremos iguales, una sociedad humilde, sin arrogancia y mucha consciencia. Ese es el México que busco y es el que cualquiera debería buscar y promover en todo momento.

Debo ser honesto, después de leer la conclusión del estudio hecho en el Reino Unido y una vez realizada la “tropicalización” del mismo, no pude evitar pensar en los muchachos del Instituto Cumbres, sí, aquellos que protagonizaron el video de graduación 2015 que muchos de ustedes habrán visto. Pues sí, desafortunadamente el video es un fiel reflejo de nuestra sociedad, una sociedad que venera más a la vanidad que a la intelectualidad. Y me pregunto; ¿Por qué no hicieron un video sobre los valores y fortalezas de la escuela? ¿Por qué no hicieron un video sobre todos los triunfos deportivos y escolares de la generación? Es sencillo, porque muy poca gente en México promueve los valores que realmente necesitamos, entre ellos, la intelectualidad, el amor sincero, la ayuda incondicional al prójimo y la colaboración. Es una pena que en nuestro país y muchos otros genere más aspiración un reloj de oro y una camioneta blindada con chofer, que ayudar a una señora a cruzar la calle, ceder un asiento a la persona que más lo necesita, o generarle una sonrisa a algún niño en la calle.

Lo triste de mi reflexión es que esa minúscula minoría inconsciente, según el estudio citado, tendrá la mayor parte del control de la política y de las empresas en un futuro no muy lejano. Tomando la reflexión de un amigo, la historia nos dice que los nobles se ganaron sus derechos y los mantienen con disciplina y gran sacrifico, de ahí el término "Noblesse Oblige" o "Nobleza Obliga", que quiere decir que los nobles se deben esforzar más que cualquier otro y deben representar a los intereses de los demás con absoluta integridad, por eso en todas las guerras europeas condes, duques y marqueses estaban en el frente de batalla. Ahora estos muchachos sin mérito alguno ejercen un poder que no se han ganado y no les corresponde, llevan una vida hedonista y dispendiosa, lo cual no es ningún buen ejemplo para millones de mexicanos. Desafortunadamente y como lo dice la historia, en una sociedad la clase inferior se impone a una superior, en el caso de los muchachos del Cumbres, los peores valores de la burguesía (Riqueza material, hedonismo) se están imponiendo sobre la nobleza (Sacrificio, valor, disciplina, honor). En otras palabras, si seguimos así esta sociedad podría colapsar en el corto plazo. ¿Si de verdad estos muchachos fueran nobles, creen que iban a dejar a las damas en el suelo y tratarlas como objetos de alquiler?

Por último, pensemos en los siguientes 3 grupos; Los muchachos que ganaron el "Robot Challenge 2015" realizado en la Ciudad de Viena y quienes representaban en su mayoría al IPN y al ITS de Coatzacoalcos, los niños Triquis ejemplo del deporte nacional, y los muchachos del instituto Cumbres que protagonizaron el afamado video. Ahora imaginen el potencial de esos tres grupos si todos recibieran un habito formativo orientado a la colaboración y lograran consolidarse en uno solo grupo, imaginen que existiera equidad entre todos ellos, una equidad en donde incluso la intelectualidad o el esfuerzo tuviera el mismo peso especifico que el capital. Pues estoy seguro que es posible, y el día que logremos ese objetivo como sociedad seremos la envidia del planeta.

Mi conclusión es muy sencilla, nuestro país y nuestra sociedad se logrará transformar de manera positiva si enseñamos a los niños y jóvenes a colaborar en vez de rivalizar con sus semejantes.

Alonso Pérez Taylor N.

Emprendedor, Vendedor de Tecnología, especialista en Big Data y Descubribiento de Datos, Mexicano.

(Publicado previamente en www.unos.mx/blog Junio 2015)


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square